CATEGORÍA DE PRODUCTOS

5 consejos básicos para cuidar la higiene y salud de tu perro Pug

El perro Pug o Carlino es originario de China, su aspecto es pequeño, tiene una altura aproximada de 35 centímetros y su promedio de vida está entre 10 y 12 años. Se caracteriza por ser tranquilo, inteligente y cariñoso. Esto no es todo, aparte de ser un buen compañero y tener un tamaño pequeño, también es un súper guardián ya que no le teme a ningún canino que luzca más grande que él.

 

Sin duda, un Carlino es una excelente opción para experimentar el amor canino. Si tienes uno, seguramente lo sabes y como buen compañero y fiel amigo necesita que le dediques tiempo, le brindes mucho amor pero también cuidados. Por esa razón, en esta cápsula de información canina encontrarás 5 consejos básicos para cuidar la higiene y salud de tu perro Pug. ¿Quieres conocer más? ¡Adelante!

 

  1. Baña a tu peludo 

Como Dog Lover, querrás ver siempre impecable a tu peludo, pero ¡momento! Bañarlo con frecuencia no es lo mejor. Claro, sí debes hacerlo pero considera realizar esta actividad una vez al mes como máximo, para evitar que su piel y pelaje se dañen.

 

  1. Limpia sus dientes

La boca de los perros es propensa a tener varios problemas como el sarro, mal aliento, fractura de los dientes o  desgaste. En el caso de los Pug, la anatomía de la boca es pequeña, por lo que corren el riesgo de tener bacterias que provoquen mal aliento o sarro.

 

Para cuidar la dentadura de tu pequeño canino, es importante que se le brinde la alimentación correcta, pero también que los juguetes para morder cuiden sus encías y dientes de una forma que los mantenga limpios y libre de peligros, como materiales tóxicos o que puedan lastimarlo.

 

Esto no termina aquí, es importante que diariamente cepilles al canino con agua, también puedes utilizar un dentífrico para caninos pero debes consultar al veterinario cuál es el más recomendable.

También te puede interesar: Guía para una higiene dental de 10

 

  1. ¡Cuida sus ojos!

Debido a la forma del cráneo de un Pug, una de sus características distintivas, son los ojos saltones. Algo que por supuesto los hace ver tiernos y hermosos pero eso puede ser muy peligroso, ya que se encuentran expuestos a cualquier lesión o enfermedad por contaminación o algún elemento tóxico con el que puedan tener contacto. Por esa razón, es indispensable que limpies sus ojos al menos una vez a la semana con un algodón limpio, humedecido con suero fisiológico o agua previamente hervida. Si lo deseas, también puedes consultar un veterinario para que te recomiende algunas gotas que te puedan facilitar la limpieza.

 

  1. Mantén limpias sus arrugas

Las arrugas o pliegues de su rostro también son otra de sus peculiares características y que por supuesto lo hacen lucir tierno. Aunque puede representar un problema porque entre ellas se puede acumular materia grungy (suciedad o secreciones). Por esa razón, es importante que limpies sus arrugas de adentro hacia fuera como mínimo una vez a la semana (idealmente, dos), lo puedes realizar con algodón humedecido con agua previamente hervida o con suero fisiológico, también puedes utilizar toallitas húmedas. Luego de la limpieza verifica que no haya quedado húmeda el área porque eso puede causar problemas más graves en la piel de tu peludo.

 

  1. Haz que sus garras y orejas luzcan ¡impecables!

Las orejas de un perro Pug son caídas, por esa razón son húmedas, lo que lo hace propenso a las infecciones. Aunque si se revisan las orejas del peludo al menos una vez a la semana, evitarás que sufra problemas serios. En cuanto a la limpieza de las orejas, lo que puedes realizar es utilizar un algodón y humedecerlo con agua oxigenada para eliminar la suciedad o cerilla que haya podido acumular el peludo. Esto lo debes hacer de forma superficial y no profunda porque puedes lastimar al canino.

 

IMPORTANTE: una limpieza profunda de oídos no la debes hacer tú. Es recomendable que lo realice un veterinario. Además, cortar las garritas del peludo es un poco complicado porque si no lo haces correctamente puedes causar una hemorragia. Así que tienes dos opciones. La primera, aprender con los expertos la forma de hacerlo y la otra, solamente confiarle esta acción a un veterinario o a alguien que conozca muy bien el procedimiento.

 

Estos 5 consejos son básicos pero muy importantes para el cuidado de tu peludo y también para que siempre luzca limpio y listo para darte las gracias con muchas lamidas.

 

También te puede interesar: La salud de tu perro: señales que indican que está saludable

 

Compartir en redes sociales