CATEGORÍA DE PRODUCTOS

Tips para que tu perro sea un PROFESIONAL en el arte de ir al baño

Uno de los desastres que más odian las personas que tienen perros es encontrar los desechos en la alfombra, la sala, el cuarto, el comedor, etc. Pero, para lograr que el can ya no haga más travesuras y se comporte como debe ser, hay que educarlo. Para eso son necesarios dos ingredientes, el primero tener un PLAN DE ENSEÑANZA CONSISTENTE y el otro, básico pero elemental, es la ACTITUD. Entonces para que empieces con el entrenamiento, ahora descubrirás algunos tips para que tu perro sea un profesional en el arte de ir al baño. ¡Continúa y sigue los consejos!

 

  • Jaula / Kennel de Entrenamiento

Los besos, abrazos y mimos en general son protagonistas cuando el cachorro acaba de llegar a casa porque es el nuevo miembro y además es tierno. Pero todo eso desaparece cuando se despoja de la pena y ensucia tus alfombras con pipi.

 

La Razón No. 1 para utilizar una Jaula o Kennel de Entrenamiento es por la seguridad del recién llegado ya que, desafortunadamente no todas las casas son “a prueba de cachorros”. La No.2 es para que te apoyes en ella y le enseñes al nuevo miembro de la familia dónde puede hacer sus necesidades, porque a los caninos no les gusta “hacer” en el lugar donde comen y duermen. Esta opción para la buena convivencia con el can es muy importante porque si no lo haces el pequeño explorará cada una de las áreas de tu casa, las cuales NO son a prueba de desechos caninos.

 

La Jaula o Kennel, provee seguridad al peludo mientras aprende a ser un miembro más de la familia, además ayuda que el can tenga una opción de descanso cuando está cansado o necesita espacio. Esta opción también es muy útil para calmar a tu amigo cuando está fuera de control y uno o dos minutos allí serán suficientes para que se calme. Recuerda que no debes abusar de esto porque tu peludo también necesita espacio para jugar, hacer ejercicio y conocer más a su nueva familia.

 

Para empezar con este tipo de entrenamiento puedes poner al can en la jaula durante períodos de 10 minutos cuando estás cerca, obviamente después que te has asegurado que el tamaño es el correcto para tu amigo. Y si quieres asegurar el éxito del entrenamiento puedes seguir las siguientes recomendaciones.

 

  • Coloca la jaula o Kennel en un lugar de la casa que no obstruya el paso pero que tampoco esté alejado.

     

  • Haz que sea un espacio ideal para el peludo con su juguete preferido para que se entretenga mordiéndolo y ponle una colcha cómoda.

     

  • Comienza a practicar dejando al can solo en su jaula durante 15 minutos, pero tú debes estar en casa aunque en otra habitación. Esto le hará sentir que no lo han abandonado. Cada vez debes practicar períodos más largos pero no lo dejes allí por más de tres o cuatro horas seguidas.

     

  • El error que cometen algunos amos es que dejan al peludo encerrado durante todo el día, otorgándole sólo algunos minutos fuera. Pero eso no debe ser así ya que el can necesita realizar otras actividades. Además, es importante que ejercites al can antes que entre a su Kennel y para obtener buenos resultados no olvides que debes establecer un horario.

     

  • Entrenamiento en el hogar

Enseñarle al can a ir al baño puede ahorrarte mucho estrés y también gastos monetarios, además de otras consecuencias en los muebles o en la alfombra. El error más común que cometen los nuevos amos de cachorros es que no se ajustan a un horario. Los cachorros aún no tienen pleno control sobre su vejiga y por eso no deben estar solos por mucho tiempo en su jaula de entrenamiento. Debido a esto, cuando lleves a casa a tu amigo, lo primero que debes hacer es lo siguiente:

 

  • Por la mañana

    • Cuando el peludo se levante, llévalo afuera y no lo dejes caminar solo ni lo sueltes hasta llegar al lugar donde tú deseas que haga sus necesidades.

       

    • Alimenta al peludo con su primera comida y divídela en cuatro porciones pequeñas. Esto, lo debes hacer siempre de la misma forma.

       

    • Aprovecha la necesidad natural del cachorro de querer hacer popó luego de comer. Después de cada comida debes hacer que el peludo salga a hacer sus necesidades en el lugar que tú deseas que lo haga.

       

    • Recompensa a tu amigo cada vez que vaya al baño con golosinas y algunos halagos.

       

  • Un poco entrada la mañana
    • Después de esperar un tiempo ya puedes servir la segunda porción de alimento diario.

       

    • Nuevamente, ayuda a que el can vaya afuera y cuando lo haga bien dale más halagos y premios.

       

  • Media tarde y noche

    • Repite la rutina que hiciste cuando ya estaba un poco entrada la mañana pero adicional a ello, agrega algunos salidas cada dos horas y antes de ir a dormir. Algunos caninos necesitarán ir al baño con más frecuencia porque toman mucha agua o tienen sesiones intensas de juego. Así que, debes aprender a conocer bien a tu peludo.

       

Si después de todo el peludo aún continúa con los accidentes dentro de la casa no debes regañarlo, lo único que debes hacer es sacar la travesura al lugar donde quieres que haga sus necesidades y después de la siguiente comida, haz que vaya a ese lugar y olfatee. Si lo hace bien, entonces premialo con muchos halagos y caricias.

 

Tu actitud y el esfuerzo que pongas en cada uno de los entrenamientos serán clave para que el peludo aprenda y se convierta en un profesional para ir al baño. ¡Suerte con el entrenamiento!

Compartir en redes sociales