CATEGORÍA DE PRODUCTOS

¿Está tu perro sólo jugando o sufre de un desorden obsesivo compulsivo?

A los peludos les fascina tener largas sesiones de juego, algo muy beneficioso para ellos porque liberan la energía que tienen dentro y de esa forma hacen menos travesuras en el hogar. Incluso, puede ser que tengan un juguete favorito con el que vive aventuras extremas diariamente mientras tú te encuentras en el trabajo o estudiando.

 

Pero no hay que confundir que ame jugar con su juguete preferido a que tenga un desorden compulsivo. ¡Sí! Leíste bien, los caninos puedes sufrir un tipo de desorden que los puede llegar a afectar. Y no sólo a ellos, alguna visita o miembro de la familia también puede salir lastimado. Ahora bien, ¿cómo sabes que tu perro sólo está jugando o sufre de un desorden obsesivo compulsivo? ¡Continúa leyendo y conócelo!

 

¿Qué es?

El comportamiento obsesivo compulsivo en un perro es un comportamiento que se da como respuesta a varios factores como el estrés, la ansiedad o el aburrimiento. Incluso, algunas juegos que implican seguir sombras o luces pueden derivar este tipo de comportamiento en los peludos porque les produce demasiado entusiasmo y tensión, lo que provoca una repetición continua de esa acción.

 

Comportamiento comunes

Los caninos no sólo demuestran éste tipo de comportamiento en el juego. Las excavaciones, perseguirse la cola y ladridos excesivos también son una forma de demostrar que tienen un problema de comportamiento

 

Juego vs. Obsesión

Trazar una línea entre lo que le gusta realmente a tu amigo de cuatro patas y lo que es una obsesión puedes ser difícil, porque que ame a su aliado de aventuras y juegue con él todo el día puede ser algo realmente bueno ya que se mantiene activo y ocupando mientras llegas a casa. Pero, si el peludo no se puede relajar cuando su juguete favorito está lejos y lo busca constantemente, entonces ¡alerta! Hay un problema compulsivo en tu amigo.

 

Algunas razas caninas como los Border Collie y los Bóxer, que son del grupo de razas de trabajo, tienen un instinto natural por estar ocupados todo el día. Por lo tanto, si viven en un apartamento o no tienen el estilo de vida adecuado, pueden desarrollar comportamiento obsesivos.

 

Problemas

Aunque ver jugar a tu peludo de forma desesperada con un juguete u observar cómo persigue una luz alocadamente puede ser algo divertido, realmente no lo es. Al contrario, esto es un grave peligro tanto para el can como para las personas que se encuentran cerca. En primer lugar porque existe la posibilidad de autolesión por parte del canino y también hay probabilidades muy altas que alguien salga lastimado, incluso tú, que eres su amo y a quien le da su fidelidad incondicional.

 

Prevención y tratamiento

Las causas de un comportamiento obsesivo pueden ser varias, así como también hay muchas opciones que te pueden ayudar a prevenirlos. Conoce algunas alternativas que puedes llevar a cabo para que tu peludo sea un can feliz y disfrute del juego.

 

-Ejercicio: según la raza de tu perro, es necesario un tiempo de ejercicio diario, así que brindale lo que necesita para que esté feliz y tranquilo. Además de mantenerlo fit, no va a desarrollar este tipo de comportamientos y se va a sentir relajado, ¡sin estrés!

 

-Juegos mentales: aunque el ejercicio físico es necesario, desarrollar sus habilidades mentales también es indispensable, así que es necesario que lo alientes a realizar búsquedas con su olfato o jugar con rompecabezas caninos.

 

También puede interesarte: ¿Sabías que existen los rompecabezas caninos?

 

-Adiestramiento: esto es muy importante para mejorar el comportamiento del peludo. Puedes enseñarle comandos básicos, pero también puedes educarlo para que deje su obsesión en el pasado. Por ejemplo, si el comportamiento es con un juguete, entonces debes enseñarle a cómo mantenerse alejado del mismo sin estar ansioso por jugar. Para esto puedes utilizar la técnica de premio o recompensa, si lo logra.

 

Descubre más en: E-book: Comandos básicos y cómo enseñarlos ¡Descárgalo!

 

¡Descargar!

 

-Agility y Flyball: este tipo de actividades son muy dinámicas y el peludo no sólo va a descargar la energía, también se encontrará muy activo hasta el punto de distraerse. Así que va a olvidar por completo el aburrimiento y su posible obsesión.

 

También podría interesarte: ¿Cómo evitar que tu perro se aburra cuando no estás?

 

-Juguetes interactivos: esta también es otra solución viable para tu peludo, puedes brindarle qué morder si en caso el comportamiento es derivado del aburrimiento. Verás cómo disfrutará su tiempo jugando y masticado.

 

-Medicamentos: cuando la obsesión es grave, hay medicamentos que pueden ayudar mucho a tu peludo, pero siempre debes consultarlo con un veterinario.

 

En definitiva, un juego debe ser un tiempo que tu amigo canino pueda disfrutar y NO una tortura que lo ponga en un estado de tensión y estrés. Observa muy bien si está jugando u obsesionado para que puedas actuar al respecto si en caso tiene algún problema de comportamiento. Recuerda que el peludo te ama, cuídalo y ámalo tú también. ¡Sé un AMO que AMA!

Compartir en redes sociales