CATEGORÍA DE PRODUCTOS

El miedo y la ansiedad en perros

Al descubrir este tema relacionado al pánico o terror que pueden experimentar los perros, posiblemente creerás que Scooby – Doo era uno de los peludos que sufrían de esto. ¡Continúa y conoce más acerca del miedo y la ansiedad en perros!

 

Capítulo Miedo

El miedo es la sensación instintiva de aprehensión que resulta de una situación, persona u objeto que presenta una amenaza externa (PetMD). Por otra parte, cuando existe una reacción de miedo excesivo y persistente en tu peludo por determinado estímulo, a eso se le denomina fobia.

 

Las fobias más comunes en los caninos están asociados con ruidos fuertes como los truenos en las tormentas o los fuegos artificiales. Las acciones siguientes son propias de un peludo miedoso.

 

También te puede interesar: El perro y la cohetería de las fiestas de fin de año

 

-Huir

-Orinar y/o defecar

-Temblores

-Ladridos excesivos

-Rabo entre las patas y orejas caídas o para atrás

 

El origen del miedo

-Poca o nula socialización en su etapa de cachorro

-Experiencias pasadas poco agradables o traumáticas

-Sobreprotección: a pesar que debes cuidar a tu amigo no lo trates como si no puede hacer nada por sí mismo, lo más recomendable es que lo conviertas en un can independiente y sin miedos.

 

Capítulo Ansiedad

La ansiedad es la anticipación de futuros peligros de origen desconocido o imaginario que dan lugar a reacciones corporales normales (conocidas como reacciones fisiológicas) asociadas con el pánico o temor; la mayoría de los comportamientos visibles más comunes son los temblores corporales, la eliminación de heces o pipí, la destrucción y vocalización excesiva como ladrar, llorar o aullar (PetMD).

 

La ansiedad por separación es la más común entre los peludos. Cuando se quedan solos su comportamiento cambia, debido a la ansiedad o angustia que sienten de estar sin su amo. Pero también está la ansiedad de viajar y por ruidos (como el de los carros, fuegos pirotécnicos, tormentas eléctricas, etc.)

Conce más en: ¿Cómo identificar si tu perro padece ansiedad por separación?

 

Comportamiento de un perro ansioso

En una etapa leve, los peludos suelen temblar u ocultarse, mientras que en la etapa de pánico tienden sufrir de diarrea y alteraciones en el sistema nervioso. Además, cuando ya se considera que son perros ansiosos, las acciones van encaminadas a mordiscos y lamidas excesivas a sí mismo u otros artículos.

 

El origen de la ansiedad

-Las enfermedades (asociadas al sistema nervioso) o ciertas condiciones física fuera de lo normal, incrementan la ansiedad y también contribuyen al desarrollo de miedos y fobias.

-Experiencias pasadas terribles con ciertos objetos o situaciones.

-Los peludos que se ven privados para socializar hasta por 14 semanas, son propensos a ser ansiosos.

-Algunos peludos no pueden escapar de su pasado u olvidar que estuvieron encerrados en jaulas y eso les causa temor.

-La ansiedad por separación se presenta debido al historial de abandono que puede existir en la vida del peludo o negligencias.

 

Adiós al miedo y ansiedad

Para evitar que tu peludo desarrolle ese tipo de problemas, puedes tomar acciones como las siguientes:

 

-Enseña a tu perro a relajarse en una variedad de entornos.

 

-Para evitar que a tu can lo vean como un “cobarde”, es importante que desde cachorros lo expongas a diversas situaciones sociales porque los caninos que se ven privados de la exposición social hasta las 14 semanas de edad, pueden convertirse habitualmente en perros temerosos. Y eso realmente es algo que se puede evitar con un poco de exposición y formación.

 

-No dejes que huya cuando escuche ruidos fuertes. Motivalo a permanecer ahí y a descubrir que no pasa nada.

 

-Crea un playlist con sonidos comunes que pueden aterrar a tu amigo y déjalo correr para que se vaya familiarizando. 

 

Ahora si ya es tarde y presenta ciertas fobias, entonces actúa de la siguiente manera:

 

-Enséñale comandos y utilízalos en el momento. Por ejemplo, si empieza a temblar porque está lloviendo fuerte, exclama ¡sentado! Para que se tranquilice.

 

-Anima a la calma, pero no refuerces la reacción de pánico.

 

-¡No besos, ni caricias! Si se encuentra aterrado, pero tampoco lo castigues porque eso lo va a alterar más.

 

-¡Sé indiferente! Ésta táctica puede ser muy funcional, así que intenta ignorar su ansiedad o miedo para que vea que no es relevante o no pasa nada.

 

-Por otra parte, puedes utilizar la técnica de desensibilización, que es la exposición repetida y controlada del acto que le produce temor al peludo, con el objetivo de disminuir la reacción (por ejemplo, quedarse solo en la oscuridad).

 

-Utiliza una camiseta a presión, este artículo es muy efectivo y tiene un efecto calmante en los peludos.

 

-Si el peludo tiene pánico extremo y ansiedad por separación, entonces es necesario que se le proporcione medicamentos (recomendados por un veterinario), lo que puede tardar de días a semanas para que dé resultado.

 

NOTA IMPORTANTE: las medicamentos no son para todas las mascotas y por lo general sólo se implementan como último recurso en casos severos.

 

Ahora que ya conoces un poco más sobre el tema, debes cuidar este aspecto. Si tomas las medidas necesarias, ni siquiera un fantasma podrá aterrar a tu peludo.

Compartir en redes sociales