CATEGORÍA DE PRODUCTOS

Descubre cómo preparar a tu perro para recibir a las visitas en Navidad

Llegó la época más linda del año: La Navidad y está aquí para que todos la disfrutemos, incluso los caninos. Pero estos últimos, en lugar de disfrutar las fiestas resultan afectados por los cambios que se dan en el ambiente donde viven. Todo esto empieza desde la llegada de las vacaciones hasta el fin de año por las celebraciones constantes y las visitas. Para que todo esto no pase, debes cuidar y proteger a tu mejor amigo de los cambios que ocurrirán.

 

Lo primero que puedes hacer para calmar a tu can es protegerlo en cualquier actividad abrumadora que lo altere, aunque otros peludos necesitarán que los alejes de las reuniones grandes. Y ¿cómo lo puedes hacer? Es sencillo, sólo necesitas crear un espacio para el can. Esto puede ser un cuarto separado y tranquilo, su jaula o kennel con algunos juguetes que pueda mantenerlo entretenido para que no se aburra.

 

Desde los peludos tímidos, hasta los agresivos, mayores, jóvenes o los saltarines pueden ser partícipes de la fiesta y disfrutarla pero en pequeñas dosis porque aunque estén felices y amen compartir con los humanos, los caninos necesitan un tiempo solos.

 

OJO: debes minimizar el riesgo de que tu perro muerda a alguien, en especial a un niño, esto no es una opción. Incluso si tu perro estuvo bajo estrés o presión y un adulto no supervisó la convivencia con los niños, NO es justificable lo que haya realizado. Para evitar esta situación, descubre cómo preparar a tu perro para recibir a las visitas en Navidad.

 

También te puede interesar: ¡Por una navidad sin aullidos!

 

Tips

Lo primero que debes hacer es asegurarte que tu amigo peludo se deje acariciar, para eso es necesario que empieces con algunas caricias en la espalda y luego le otorgues un premio. Después van las orejas, así que debes frotarlas suavemente, cuando termines, vuelves a darle una golosina o cualquier otro premio. De la misma forma sigues con las patitas, la cola y siempre otorgándole un incentivo por su buen comportamiento.

 

Regularmente, los peludos aman, disfrutan y toleran las caricias así que esta práctica no será un problema.

 

Debes asegurarte que el perro está cómodo con tus caricias y con las de otros. Si el can se da la vuelta, saca la lengua, se hunde en el suelo o lame su cola mientras se acercan a él, entonces debes reevaluar la educación de tu amigo para recibir caricias.

 

Si ya estás seguro que el can se siente cómodo con extraños, entonces puedes empezar a realizar algunas caminatas en los alrededores donde hay muchas personas. Pero debes tener cuidado que en el lugar no se encuentren bandas, ruidos fuertes o juegos pirotécnicos porque eso puede alterar a tu amigo.

 

También te puede interesar: ¿Por qué es tan importante que salgas a caminar con tu perro? 

 

Para realizar esto debes utilizar premios que motiven al can a convivir con las personas de una forma cordial y siempre debes monitorear el comportamiento que tiene para que no pase ningún incidente. Además, si durante el paseo alguien lo quiere acariciar debes dar la instrucción que puede hacerlo debajo de la barbilla o en la espalda pero nunca con palmadas en la cabeza. Y nuevamente, cada vez que el can tenga un buen comportamiento, prémialo.

 

Luego de realizar las caminatas en lugares donde hay mucha gente lo que debes hacer es practicar lo que hiciste afuera pero ahora cuando tengas la casa llena de invitados.

 

Recuerda lo siguiente

No debes permitir que los niños o adultos abracen a tu perro porque a él puede que no le guste. Evita esto a pesar que los humanos sí se sientan bien al realizarlo.

 

Cuida que el peludo no ronde la comida que se encuentra alrededor porque puede ser muy peligrosa para su estómago. Intenta mantener siempre a la vista lo que hace y cuidando que no ingiera algún tipo de alimento que, aunque es tradicional y delicioso, puede ser tóxico.

 

Asegúrate de cumplir con la rutina del peludo porque a pesar que tú celebras, él no lo tiene programado en su calendario canino, así que él debe continuar con los juegos, alimentación y ejercicio como lo ha hecho normalmente. Por esa razón, intenta cumplir lo más que puedas con la rutina normal del can.

 

 

Ser un buen amo implica muchas responsabilidades y por esa razón debes asegurarte que en una temporada tan ocupada pero divertida para ti, el peludo continúe recibiendo la atención que merece.

 

IMPORTANTE: aún con las limitaciones de tiempo y las múltiples actividades de esta época, no debes dejar por un lado darle una buena dosis de ejercicio y juegos a tu mascota. Recuerda que un perro cansado es un perro feliz y en estas fiestas le servirá mucho botar toda la energía que sea posible.

 

También te puede interesar ¡Es hora que tu perro se divierta y ejercite! parte I 

 

Ahora que ya conoces estos tips, asegúrate que tu perro también se divierta y pase un buen momento. ¡Felices fiestas te desea el U-CAN team!

Compartir en redes sociales