CATEGORÍA DE PRODUCTOS

¿Cómo identificar si tu perro padece ansiedad por separación?

Cuando vuelves a casa , después de toda una jornada, no sabes realmente qué hace tu amigo canino mientras no estás. Muchos de ellos pueden quedarse calmados, duermen, comen, incluso juegan, persiguen bichos, ¡lo que sea! Sin embargo, otros pasan buena parte de ese tiempo haciendo cosas que pueden interrumpir la armonía del hogar como ensuciar y destruir objetos. Estos pueden ser signos de un problema común en los canes. Te diremos cómo identificar si tu perro padece ansiedad por separación y cómo puedes ayudarlo.

 

  • Ladra en exceso cuando te vas

El momento de la despedida suele ser difícil para tu perro y se queda ladrando al momento de irte. Lo que no sabes es que puede quedarse ladrando durante un largo rato más, que puede llegar hasta media hora después de que te has ido.

 

  • Aúlla

Si tu amigo canino padece este problema de comportamiento, no tomará bien la separación y podrá pasar un rato aullando cuando te vayas. Lo mismo puede suceder poco antes de que vuelvas.

 

  • Destruye objetos

Este es un síntoma típico de la ansiedad canina. Tu amigo peludo intenta tranquilizarse canalizando su energía rompiendo zapatos y otros objetos. Es importante resaltar que reaccionar mal ante esta conducta no lo ayudará.

 

  • Muerde los muebles

Sí, la sala, mesas, sillas y hasta tu cama. También es posible que “ataque” marcos de puertas y demás mobiliario. Por su propia seguridad y para evitar que se lastime, también, es importante ayudarlo. Te diremos cómo más adelante.

 

  • Tus vecinos se quejan

Esto es muy común. Tus vecinos te llaman o te comentan que tu perro no deja de ladrar o de aullar. En este punto el problema ya va más allá de la armonía de tu hogar, también la del de ellos se ve interrumpida.

 

  • Te saluda de forma muy efusiva cuando vuelves a casa

Después de todas esas horas de separación, tu amigo canino te saluda como si no te hubiera visto en años. Te lame, te salta encima, corre, llora, ladra y solo le falta hablar. Este es un típico síntoma de que este mal de comportamiento.

Pero no todo está perdido. ¡Para nada! Esto es lo que puedes hacer para ayudar a tu amigo canino:

 

  • Evitar que los momentos de despedida y de reencuentro sean demasiado emocionales y dramáticos.
  • Ignorarlo algunos minutos antes de salir de casa
  • No te despidas de él, pues asociará las despedidas con tu ausencia y tendrá más ansiedad
  • Si empieza a ladrar o aullar cuando estés a punto de salir, ordénale que vaya a su lugar y se quede tranquilo ahí.
  • Realiza las típicas actividades que haces antes de irte, pero quédate en casa (esto puede funcionar los fines de semana, ¡no estamos diciendo que faltes al trabajo!).
  • Si cuando vuelves a casa está demasiado exaltado, espera a que se calme para saludarlo.
  • No lo consientas todo el tiempo que estás en casa con él. Dale su espacio y déjalo estar tranquilo y solo cuando estés en casa, de esa forma no asociará el tiempo que estás en casa como tiempo exclusivo para que le des atenciones.
  • Intenta dejarle la radio encendida, con poco volumen, para que escuche ruido en la casa y esté más tranquilo.
  • Dale un paseo cada día y ejercítalo, para que gaste energía y pueda estar más tranquilo.

 

Como ves, la ansiedad por separación de tu perro no es su culpa. Todo es solucionable creando buenas costumbres. Puedes ir entrenándolo, poco a poco, con estos consejos y verás cómo el problema disminuirá. Esto no solo mejorará tu vida y la de tu familia (o la de tus vecinos), ¡también la de tu amigo peludo!

Compartir en redes sociales