CATEGORÍA DE PRODUCTOS

¿Cómo hacer que mi gato acepte a un perro y viceversa?

Al iniciar un nuevo año o una nueva etapa, comúnmente se busca integrar un nuevo miembro a la familia, puede ser adoptar un perro o un gato. Aunque cuando ya hay una mascota en casa, todo se vuelve más complicado, y en lugar de lograr una bonita convivencia, todo se convierte en un caos.

 

¿Cómo hacer que mi gato acepte a un perro y viceversa? Es una de las preguntas más frecuentes y es que para iniciar, los gatos y los perros son especies muy diferentes, pero nadie dijo que no pudieran convivir en un mismo espacio.

 

Consideraciones

  • El primer punto a tomar en cuenta es elegir una mascota que tenga altas probabilidades de llevarse bien con la actual. Un gato adulto será difícil que acepte a un gatito. No así, en el escenario que un perro adulto acepte a un gato o viceversa. Si tienes un minino y piensas llevar un canino, ya tienes un punto a favor. También podría interesarte: ¿Cómo elegir el perro ideal?

  • Si la mascota que te acompaña en casa ya es adulta y llegará un cachorro, debes tener en cuenta en primera fila las necesidades que tiene el adulto.

 

Para lograr que tu gato acepte a tu perro y viceversa tienes que tomar en cuenta:

  • Cada uno con sus cosas

Cada mascota debe tener su espacio para dormir y comer, juguetes, y tiempo para convivir con el amo. De esa forma, tu mascota no se va a sentir ignorada por la llegada de un nuevo miembro.

También podría interesarte: Todo lo que debe tener el nuevo integrante de la familia 

 

  • Hay que acostumbrarse a los olores

Gregorio Sánchez, entrenador canino dice que el olor es un aspecto clave para lograr la aceptación entre un perro y un gato. La recomendación es acariciar primero al perro y luego al gato (o de forma inversa, el orden no altera el producto), para impregnar el olor de uno en el otro. Así disminuye la agresividad, ansiedad o excitación.

 

  • Presenciar los primeros encuentros

Si tienes un gato en casa y llevas a un peludo canino, el encuentro se va a dar bajo los términos del minino. Siempre hay que estar atentos cuando se vean por primera vez, lo recomendable es sostener al gato y dejar que el peludo se acerque a olerlo. Se puede utilizar una correa mientras se conocen, para evitar cualquier inconveniente y comenzar a soltar si se observa que hay una convivencia pacífica. Aunque siempre es recomendable dejar rutas de escape para el gato, así no se va a sentir amenazado y también se debe cerrar algunos accesos al peludo para que el minino tenga su espacio, privacidad y se sienta seguro.

 

Si tienes un peludo canino en casa y llega un minino, lo ideal es dejarlo en una habitación, aunque el perro muera de ansias por conocerlo. No es conveniente cerrar la puerta, pero sí limitar el acceso a el can. En la habitación coloca juguetes, caja de arena, cama y algunos lugares para que el minino se pueda esconder por si el peludo pasa las fronteras establecidas.

 

  • Reducir la supervisión

En los primeros encuentros hay que estar atento y ser cuidadoso, pero en función de la aceptación hay que reducir la supervisión. Tienes que estar atento a posibles asperezas que puedan existir entre ambas mascotas e ir resolviendo cada una para por fin lograr una convivencia pacífica.

 

  • Tiempo y atención para ambos

El nuevo miembro de la familia no puede consumir todo tu tiempo y atención, hay que crear un balance entre ambas mascotas. La atención educación y salud de cada uno.

 

Como buen amo tienes que asegurarte que ambas mascotas reciban la suficiente atención, ejercicio y tiempo de juego.

 

Aunque suena algo complicado, la buena noticia es que muchas mascotas que conviven bajo un mismo techo se llevan bien desde el inicio.

 

Es cierto que pueden existir algunas diferencias o dificultades en el camino con la nueva convivencia y adaptación, pero todo se puede superar; más si se tiene la compañía de dos amigos de cuatro patas. Realiza las consideraciones respectivas antes de llevar un nuevo amigo casa, pensando en tu roomate actual y toma en cuenta los consejos para hacer que tu gato acepte a un perro y viceversa. Verás que con el tiempo, las mascotas serán amigos y si no, pues aprenderán a coexistir ignorándose el uno al otro. ¡Suerte en el proceso!

 

Compartir en redes sociales