CATEGORÍA DE PRODUCTOS

¿Cómo educar a un perro dominante?

En el mundo de los humanos es común encontrar líderes natos, al igual que en muchas manadas, pero es importante recordar que en un lugar donde conviven humanos y perros, el líder siempre debe ser el amo. Si no es así, entonces ¡cuidado! Tienes un perro dominante en casa.

 

¿Qué es un perro dominante?

Es el peludo que se considera el “Rey” y quien marca el ritmo de convivencia y las reglas del juego.

Algunas señales que indican que tu peludo es el líder:

-Lo acaricias cuando él desea y no cuando tú quieres

-En los paseos da demasiados jalones y el can te pasea a ti, no tú a él

-Sube al sofá o cama cuando lo desea y cuando dices ¡No! Simplemente lo ignora.

 

Por naturaleza, el Rottweiler y el Doberman son perros dominantes, pero un buen amo debe saber cómo convivir con ellos y por supuesto tiene que hacerles saber que en orden de jerarquía, quién manda es él.

 

…¿y si tienes un can dominante?

Si tu peludo se coronó a sí mismo como el líder, ¡no te preocupes! Aún puedes tener una convivencia equilibrada con tu amigo. Así que continúa y descubre cómo educar a un perro dominante para que ambos disfruten la relación entre amo – mascota.

 

  • Establece reglas y límites

Sin tener que ser un General del Ejército puedes establecer reglas de convivencia con tu mejor amigo. Esto es ideal hacerlo desde el primer día, pero cuando ya es un poco tarde, aún puedes enseñarle que no debe subir al sofá o la cama, utilizando comandos básicos o técnicas de premio para demostrarle que el líder eres tú.

 

  • Sé un amo tranquilo y asertivo

Cuando te sientes ansioso o nervioso, tu peludo amigo lo percibe y es una señal que le indica que debe tomar el liderazgo. Sin embargo, si te siente tranquilo y tienes un comportamiento asertivo, el peludo va a saber que todo está bien y no tomará una posición de control total.

 

  • Recorta el presupuesto de caricias

Cuando obedeces sus demandas constantes de amor y caricias, lo único que estás haciendo es otorgarle el poder. Por eso, debes limitar las caricias que le brindas y sólo debes hacerlo cuando tú lo quieras, no cuando él lo demande.

 

  • Plan alimentación: el líder come primero

Bajo la premisa que en una manada el líder come primero, es importante que crees un plan de alimentación y lo cumplas al pie de la letra. Es decir, debes cumplir con alimentar a tu peludo 2 ó 3 veces al día y NO cuando él lo pida. Además debes servir el alimento después que has comido tú y también tienes que establecer límites en la mesa cuando todos en casa están comiendo (principalmente NO darle de comer).

 

  • Paseos con reglas

Si tu peludo durante el paseo jala constantemente o toma la delantera al caminar, debes cambiar ese comportamiento y enseñarle que debe caminar a tu lado sin jalones. Para eso puedes hacer lo siguiente:

 

-Cuando salgas a caminar o correr, NO permitas que tu peludo tome la delantera. Por el contrario, abre la puerta y comienza el paseo, saliendo tú primero.

 

También te puede interesar: ¡Ponle correa a tu perro!

 

  • Sesiones de juego y entrenamiento

Es importante que tu peludo juegue para que se vaya relacionando y por supuesto para que aprenda a controlar su comportamiento como la fuerza del mordisco. Además, es importante que demuestres tu liderazgo a través de entrenamiento o educación de trucos sencillos como ¡sentado! O ¡abajo!

 

Consulta: 3 trucos para principiantes

TIP: Es importante que tengas en cuenta que SIEMPRE el juego lo empiezas TÚ y lo terminas TÚ.

 

  • Ejercicio para fomentar la obediencia

El ejercicio en todas sus formas es muy beneficioso para tu amigo de cuatro patas porque lo ayuda a mantenerse fit y saludable, pero aunque no lo creas también ayuda a que tu amigo sea atento y obediente. Esto se debe a que los niveles de serotonina aumentan cuando el cuerpo de tu peludo está en movimiento.

 

  • ¡Haz que tu amigo trabaje!

No tienes que pensar mal, esto no se trata de explotación o algo similar, sino más bien de algo positivo que ayuda a que tu amigo tome un rol en la manada. Puede ser algo tan sencillo como asignarle la tarea que lleve una mochila atada a su peludo cuerpo. Dentro de la mochila puede llevar peso (como botellas llenas de agua), sus juguetes, etc.

 

Si crees que tu peludo es dominante, con estas acciones podrás reforzar tu posición de liderazgo y así convertirte en el líder de la manada que necesita tu peludo.

Compartir en redes sociales