CATEGORÍA DE PRODUCTOS

¿Cómo educar a un perro a controlar los ladridos?

Los ladridos son una forma de expresión y comunicación de los perros, lo pueden hacer con motivo de alerta, porque necesitan ir a jugar o quieren comer. Evitar ese comportamiento NO es posible porque es algo natural en los peludos y es una de las formas en las que intentan comunicarse con su amo. Sin embargo, lo que sí es posible es enseñarle a un perro a que controle sus ladridos, seguramente te preguntas ¿cómo? Pues a continuación te presentamos una cápsula de información que te dice cómo educar a un perro a controlar sus ladridos. ¿Interesante, no crees? ¡Continúa!

 

  • Plan distracción

Para que tu perro deje de ladrar, es importante brindarle una distracción que lo aleje de ese comportamiento. Es decir, necesita un estímulo que lo haga pensar en otra cosa diferente a lo que está provocando el ladrido. Por eso es importante que cuando escuches ¡guau! O ¡wouf!, emitas algún sonido que lo distraiga como puede ser una lata de gaseosa con con algunas monedas adentro o un pedazo de cadena.

 

  • Los comandos son indispensables

Para que tu amigo aprenda a no ladrar debes educarlo, es decir, debes enseñarle algunos trucos básicos o comandos donde se encuentre el de ¡silencio! De esa forma, cuando tu peludo escuche la orden, casi de inmediato va a dejar de ladrar.

 

También puede interesarte nuestro E-book: Comandos básicos y cómo enseñarlos

 

905376e8-ce11-4feb-afa0-799b30860ae5

 

TIP: para enseñarle a tu amigo el comando de ¡silencio! O ¡cállate! Puedes utilizar un distractor que llame su atención (como el de plan distracción) con un sonido. Cuando tengas su atención, es momento de decir ¡silencio! Si obedece, no olvides premiarlo con alguna golosina, caricias o halagos.

 

  • Cero gritos humanos

Decir cállate o silencio NO tiene nada de malo, siempre y cuando lo hagas de la forma correcta. Es decir, sin gritos, porque si al escuchar el ladrido de tu amigo peludo empiezas a gritar, entonces él pensará que te estás uniendo a su canto. Lo mejor es que te calmes y que de forma asertiva exclames que debe hacer silencio para que lo entienda como una orden y NO como un apoyo a su comportamiento.

 

  • Retos caninos

Si tu amigo de cuatro patas es todo un profesional en el arte de ladrar porque se ha convertido en una de sus actividades favoritas, déjanos decirte que tiene un problema y es ocasionado por la falta de ejercicio o estimulación mental. Por esa razón debes salir a pasear con tu amigo y hacer ejercicio, pero si ya lo haces debes desafiarlo y proponer nuevos retos, como por ejemplo dar un paseo en bicicleta, practicar flyballagility o proporcionarle estimulación mental con rompecabezas caninos.

También podría interesarte: ¿Sabías que existen los rompecabezas caninos?

 

  • Compañía mientras no estás

Cuando no estás en casa no sabes con qué frecuencia ladra tu amigo peludo (algo que por supuesto, puede molestar a tus vecinos). Por eso es importante que te asegures que no lo va a hacer constantemente. Pero, ¿cómo? Pues proporcionándole juguetes que lo ayuden a mantenerse entretenido mientras no estás, ya que la mayoría de veces el ladrido excesivo en peludos se debe al aburrimiento que tienen.

 

También podría interesarte: 6 aspectos a considerar al momento de escoger los juguetes para tu perro

 

Otras técnicas

Hay otras técnicas recomendadas por entrenadores caninos para que tu peludo no ladre más y están basadas en la corrección física. Esto no significa que le debes pegar o lastimar a tu amigo sino sólo hacerle saber que está haciendo algo mal con un golpecito en su nariz. Obviamente, después de la acción tiene que decir ¡no! O ¡silencio! Para que comprenda que no debe hacerlo.

 

IMPORTANTE: por favor, al implementar estas últimas técnicas, debes tener mucho cuidado en NO lastimar a tu amigo. No se trata de herirlo, sino de corregirlo.

 

No limites o evites que tu amigo se comunique contigo a través del ladrido, sólo enséñale cómo controlar su comportamiento utilizando las técnicas que te acabamos de mostrar. Ahora sí a disfrutar de un ¡wouf! De tu peludo.

Compartir en redes sociales