CATEGORÍA DE PRODUCTOS

¿Cómo ayudan los perros a las personas con cáncer?

Los perros ayudan en grandes misiones de rescate, de lucha contra la delincuencia y son un apoyo para personas que sufren de ceguera o epilepsia. Pero, ¿se sabe cómo ayudan los perros a las personas con cáncer? Recientemente se ha visto una tendencia entre pacientes con cáncer, en donde se integran a un plan de tratamiento los perros, que contribuyen a que la recuperación de la quimioterapia sea más rápida.

 

Los perros demuestran paciencia, aportan alegría, se dice que mejora la calidad de vida, transmiten paz, tranquilidad, protección y son compañía incondicional. Los psicólogos y la ciencia, al parecer están de acuerdo en la forma en la que contribuyen los perros y en general, las mascotas a una persona con cáncer. Aunque todos los peludos son fuente de amor y compañía, se considera que cierta raza de perros, como los “labradores”, son las más adecuados para las terapias en personas con cáncer.

 

Estudios científicos muestran que las terapias asistidas por perros brinda beneficios como:

  • Disminución de la ansiedad y el dolor
  • Disminución de la presión sanguínea
  • Alivia la depresión

 

En la época de los setenta, el psicólogo Boris Levinson también realizó estudios que demostraban los beneficios terapéuticos, físicos, psicológicos y sociales de los perros, reportando que:

 

  • Los perros ayudan a mejorar el estado de ánimo
  • Los peludos contribuyen a que la vida sea más placentera y saludable
  • Las mascotas son considerados como medicina preventiva porque el cuidado y afecto hacia ellos promueve la salud.
  • Son antídoto para la depresión. Evitan que una persona sufra de depresión porque se sienten queridos de forma incondicional.
  • Acariciar a un peludo es eficaz para reducir el estrés y bajar la presión sanguínea.

 

Los investigadores han notado diferencias, antes y 20 minutos después que un perro entra a una habitación con pacientes con cáncer. Hay agrupaciones e instituciones que recorren hospitales o asilo con perros. El objetivo es que los pacientes olviden temporalmente su situación, así las personas sienten compañía, tienen un cambio positivo en su rutina y de esa forma se convierten en personas más activas. Además de brindar entretenimiento, las personas olvidan su dolor, tienen con quien compartir sus sentimientos o pensamientos, mejorando su estado de ánimo.

También te podría interesar: ¿Una persona con cáncer puede tener perros?

 

La historia de Chiclet

Entonados con las visitas de perros a hospitales, la historia de Chiclet ha mostrado que la misión de los peludos va más allá de una simple compañía. Este perro visita un hospital en Beverly Hills, juega e interactúa con los pacientes. Los oncólogos de la clínica aseguran que cuando los pacientes acarician o juegan con Chiclet, inmediatamente mejora su estado de ánimo y se reducen los niveles de ansiedad.

 

Actualmente, hay médicos que en lugar de recetar medicamentos, recomiendan tener una mascota como parte del tratamiento. Un perro está las 24 horas del día, y acompaña a su amo hasta en el baño. Es, sin duda, un asistente emocional.

 

Recibir quimioterapia no es algo fácil, pero la carga se hace más ligera, cuando se tiene al lado a un peludo de cuatro patas.

Compartir en redes sociales